English   español  
Please use this identifier to cite or link to this item: http://hdl.handle.net/10261/7889
Share/Impact:
Statistics
logo share SHARE   Add this article to your Mendeley library MendeleyBASE
Visualizar otros formatos: MARC | Dublin Core | RDF | ORE | MODS | METS | DIDL
Exportar a otros formatos:

Title

Las "Trazas" poético-musicales en el romancero lírico español

AuthorsJosa, Lola; Lambea, Mariano
KeywordsRomancero lírico
Trazas poético-musicales
Música y poesía
Metodología interdisciplinaria
Libro de Tonos Humanos
Cancionero Poético-Musical Hispánico de Lisboa
Relación texto-música
Cancioneros polifónicos
S.XVII
Issue Date2003
PublisherUniversidad Autónoma de Madrid
CitationEdad de Oro, 2003, v.22, p.29-78
AbstractUna vez editado el primer volumen del Libro de Tonos Humanos, de esa primera colaboración interdisciplinaria entre filología y musicología surgió la fijación de un título nuevo para denominar lo que, sin duda alguna, era todo un género poético-musical. Con “romancero lírico”, así pues, encontramos la expresión exacta que daba cuenta, por un lado, de las palabras que Pedro de Moncayo dirigía «Al lector» en la primera y segunda parte de su Flor de varios romances nuevos: “He recogido en esta [edición] los mejores romances que en estos años se han cantado, no con poco trabajo mío, de más de las maldiciones que todos los músicos dan […]. A la verdad no lo hago por hacerles tiro haciendo comunes sus romances, sino porque es grandísimo enfado vérselos tiranizar, como si para ellos solos se hubiesen hecho” (Flor de varios romances nuevos. Primera y segunda parte recopiladas por Pedro de Moncayo (Barcelona, 1591). Edición, notas e índices por Antonio Rodríguez-Moñino, Madrid: Real Academia Española, 1957, f. 2). Y, por otro lado, recuperábamos la primera acepción de “lírico”, contraviniendo, de este modo, a la tendencia filológica de calificar tan solo como “escritura lírica, romanceril”, a aquella que trataba “sobre un amante que se hizo moro y después pastor; que después se hizo penitente y finalmente pecador”; que alabó, “en todas sus poses, la presencia (finalmente, la ausencia) de su dama” (Antonio Carreño, El romancero lírico de Lope de Vega, Madrid: Gredos, 1979, pág. 268). En última instancia, con “romancero lírico” vinimos a aunar poesía y música para dejarlas dispuestas en igualdad de condiciones en nuestra edición crítica de los cancioneros.
DescriptionSeminario Internacional “Edad de Oro XXII. Literatura y Música. Música y Literatura” organizado por la Universidad Autónoma de Madrid (Madrid, 8-9 de abril de 2002-Cuenca, 10-12 de abril de 2002).
URIhttp://hdl.handle.net/10261/7889
ISSN0212-0429
Appears in Collections:(IMF) Artículos
Files in This Item:
File Description SizeFormat 
lambea-2003-Edad-Oro-v22-p29.pdf14,63 MBAdobe PDFThumbnail
View/Open
Show full item record
Review this work
 


WARNING: Items in Digital.CSIC are protected by copyright, with all rights reserved, unless otherwise indicated.