English   español  
Por favor, use este identificador para citar o enlazar a este item: http://hdl.handle.net/10261/22612
Compartir / Impacto:
Estadísticas
Add this article to your Mendeley library MendeleyBASE
Ver citas en Google académico
Visualizar otros formatos: MARC | Dublin Core | RDF | ORE | MODS | METS | DIDL
Título

El Ortega Muñoz de los años cincuenta. El éxito de la depuración esencial y realista del paisajismo

AutorCabañas Bravo, Miguel
Fecha de publicaciónmay-2004
EditorMuseo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo
CitaciónCabañas Bravo, Miguel: “El Ortega Muñoz de los años cincuenta. El éxito de la depuración esencial y realista del paisajismo”, en Antonio Franco Domínguez (comisario): Ortega Muñoz, (catálogo de la exposición), Badajoz, MEIAC-Junta de Extremadura, 2004, pp. 119-162 (ISBN: 84-609-0943-3)
ResumenLos años cincuenta del pasado siglo XX fueron para el pintor extremeño Godofredo Ortega Muñoz (1899-1982) no sólo el período más floreciente de su creación, sino también en el que, pública y políticamente, más se le admiró y galardonó y, en consecuencia, por el que hoy también resulta más conocido. Pero la trayectoria del artista pasó por muy diferentes etapas vivenciales y de producción, que comenzaron con sus viajeros y decisivos años veinte, siguieron con sus experimentales y errantes años treinta, en los que efectuará puntuales contactos y un definitivo anclaje con su tierra. Fueron años, en definitiva, formativos y de acopio de experiencias de dentro y de fuera, que acaso le sirvieron, aquende, para entrar en contacto con experiencias tan notables como la que supuso la primera Escuela de Vallecas, y, allende, para contrastar y valorar en mayor grado, desde la perspectiva distante del aporte foráneo, lo propio, lo autóctono, lo enraizado en sus orígenes. Su arte posterior, el de la postguerra en los años cuarenta y cincuenta, constituiría una parte destacada de un interesante momento y concepción del arte español contemporáneo, en la que se puso en valor el “paisaje nacional” a través de un “expresionismo raigal” y su particular depuración tentende a destacar lo esencial y realista del terruño. Esto haría que luego se acabara inscribiendo al pintor extremeño, en palabras de Gaya Nuño, entre “los grandes maestros del fauvismo ibérico” (donde también cabían Palencia, Vaquero y Zabaleta), o en otros lugares más inoportunos del proceso renovador, que luego ayudaron a un cierto olvido de su obra, hasta que, a finales de los años ochenta, empezaran las revisiones y quejas sobre ese silencio en el que había quedado.
DescripciónEl texto forma parte del catálogo de la exposición "Ortega Muñoz", comisariada por Antonio Franco Domínguez y celebrada en el Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo de Badajoz entre mayo y julio 2004.
URIhttp://hdl.handle.net/10261/22612
ISBNISBN: 84-609-0943-3
Aparece en las colecciones: (CCHS-IH) Libros y partes de libros
Ficheros en este ítem:
Fichero Descripción Tamaño Formato  
Ortega Muñoz 2004.pdf10,27 MBAdobe PDFVista previa
Visualizar/Abrir
Mostrar el registro completo
 


NOTA: Los ítems de Digital.CSIC están protegidos por copyright, con todos los derechos reservados, a menos que se indique lo contrario.