English   español  
Por favor, use este identificador para citar o enlazar a este item: http://hdl.handle.net/10261/17527
Compartir / Impacto:
Estadísticas
Add this article to your Mendeley library MendeleyBASE
Ver citas en Google académico
Visualizar otros formatos: MARC | Dublin Core | RDF | ORE | MODS | METS | DIDL
Título

Evolución en la utilización del territorio: la provincia de León como modelo

AutorMantecón, Ángel R. ; Lavín, Paz
Fecha de publicación1997
EditorCSIC - Estación Agrícola Experimental (EAE)
CitaciónDesarrollo Rural: propiedad agraria y utilización del territorio, pp. 63-88 (1997)
ResumenEvaluar la multitud de factores que pueden condicionar la utilización del territorio, desborda sin lugar a dudas una ponencia como la que aquí se pretende y por ello centraremos nuestra atención en los aspectos agrarios, así como en el impacto que la política agrícola tiene sobre la evolución en la utilización del territorio a los distintos niveles (internacional, comunitaria, nacional, regional o local), con especial referencia a los datos existentes de la provincia de León, durante la década de los años 80, que pueden servir como modelo de estudio. Entre los múltiples aspectos que engloba la conservación medio ambiental, la utilización del territorio se encuentra entre aquellas acciones que tienen un mayor impacto social, como lo demuestran los datos de una encuesta realitada a nivel de la Unión Europea, según la cual el 28% de los encuestados mostraban interés por la degradación del territorio en términos generales y un 72% por la pérdida de recursos forestales. Además, otros aspectos como la contaminación de las aguas continentales y la extinción de especies vegetales y animales está íntimamente relacionada con la utilización del territorio, siendo también de enorme interés social. En diciembre de 1992 un grupo de 20 personas celebraron unas jornadas en Seillac (Francia) bajo el título: "Por una política europea de la sociedad y del espacio rural, de la investigación, de la producción de las industrias agrarias", que ellos denominaron coloquialmente: "Llamamiento a una nueva reflexión" y que, inicialmente, les permitió llegar a los siguientes planteamienos comunes, que pasamos a transcribir literalmente, ya que creemos que reflejan con suficiente precisión y amplitud las ideas actuales en cuanto a utilización del territorio se refiere:
1.- La sociedad global y la agricultura sufren sendas crisis cuyas diferencias no pueden ocultar su similitud. Se trata de crisis que darán lugar a nuevas relaciones entre la sociedad y su agricultura, a una nueva visión de las relaciones entre producción agraria y la vida del espacio rural, entre la modernidad y lo vivo.
2.- Considerando que el problema agrario es tan solo uno de los aspectos de la crisis que sufre el mundo a finales del segundo milenio, sería inútil y peligroso que el único en plantearse ese problema fuera el mundo agrario. Se trata de un problema condenado a no encontrar solución, si no se aborda desde un enfoque coherente que afecte al mundo entero en su complejidad creciente, su unidad y diversidad.
3.- El agricultor de las sociedades modernas no es un individuo aparte y aislado. Es un individuo diferente, pero que ahora está en contacto con el resto de la sociedad, con el resto del mundo, tiene su mirada puesta en una y en otro y no puede prescindir de ellos.
4.- La producción agraria debe considerarse en el marco del problema global que plantea la evolución de las relaciones del hombre con la naturaleza, con los seres vivos y, en cierta forma, tambien consigo mismo: están en juego el medio ambiente, la ordenación del territorio, el equilibrio de las sociedades rurales y el equilibrio del mundo. Únicamente una voluntad política, que conceda importancia a unas necesidades que el mercado por sí solo no puede tener en cuenta, está en condiciones de considerar estos aspectos.
5.- Al margen de las peculiares características de cada región, es posible que las reflexiones sirvan para el conjunto de la Unión Europea, continente europeo, países con amplios espacios que dominan hoy el mercado, así como para los países con espacios reducidos que se sienten preocupados por su seguridad alimentaria y por conservar sus paisajes; y sobre todo, para los países del Tercer Mundo, impulsados por el crecimiento demográfico y por la lenta evolución de los sistemas productivos. a la dependencia y, al mismo tiempo al hambre, a la urbanización y a la emigración. Este debate tendrá sentido si sirve para esbozar las perspectivas de una evolución hacia un mundo que tienda globalmente hacia una distribución equilibrada de los recursos, de las cargas y de las oportunidades.
6.- Planteado en estos termmos ¿cómo podría plantearse de otra forma?-, el problema de las relaciones entre la sociedad, el espacio vivo y la producción agraria es uno de los elementos centrales de la reflexión sobre el futuro de la especie. 7. Hasta ahora, la accion de los agentes económicos, la lucha de las organizaciones profesionales, el esfuerzo de análisis de los investigadores o los efectos de las políticas han sido principalmente defensivos; han estado dominados por la preocupación del corto plazo por el peso de lo sectorial o de lo nacional. No tienen realmente en cuenta ni la globalidad ni el largo plazo. Sin embargo, el problema se plantea en todo el planeta y a largo plazo, y desde ese punto de vista debe abordarse; de lo contrario, la crisis actual no hará más que empeorar. 8. Es necesario verificar estos análisis. Debe realizarse un esfuerzo para que se adopten y para que sean apoyados por toda la sociedad, por el mundo rural y por los agricultores, ya que las orientaciones que sugieren exigen profundas y difíciles transformaciones en todas partes.
7.- Hasta ahora, la accion de los agentes económicos, la lucha de las organizaciones profesionales, el esfuerzo de análisis de los investigadores o los efectos de las políticas han sido principalmente defensivos; han estado dominados por la preocupación del corto plazo por el peso de lo sectorial o de lo nacional. No tienen realmente en cuenta ni la globalidad ni el largo plazo. Sin embargo, el problema se plantea en todo el planeta y a largo plazo, y desde ese punto de vista debe abordarse; de lo contrario, la crisis actual no hará más que empeorar.
8.- Es necesario verificar estos análisis. Debe realizarse un esfuerzo para que se adopten y para que sean apoyados por toda la sociedad, por el mundo rural y por los agricultores, ya que las orientaciones que sugieren exigen profundas y difíciles transformaciones en todas partes.
Descripción26 páginas, 9 tablas.-- Ponencia presentada a las I Jornadas sobre Medio Rural (León, 1 a 3 de febrero de 1995).
URIhttp://hdl.handle.net/10261/17527
Aparece en las colecciones: (IGM) Libros y partes de libros
Ficheros en este ítem:
Fichero Descripción Tamaño Formato  
Pub173.pdf13,84 MBAdobe PDFVista previa
Visualizar/Abrir
Mostrar el registro completo
 


NOTA: Los ítems de Digital.CSIC están protegidos por copyright, con todos los derechos reservados, a menos que se indique lo contrario.