English   español  
Por favor, use este identificador para citar o enlazar a este item: http://hdl.handle.net/10261/113873
Compartir / Impacto:
Estadísticas
Add this article to your Mendeley library MendeleyBASE
Ver citas en Google académico
Visualizar otros formatos: MARC | Dublin Core | RDF | ORE | MODS | METS | DIDL
Exportar otros formatos: Exportar EndNote (RIS)Exportar EndNote (RIS)Exportar EndNote (RIS)
Título

El modernismo religioso y su crisis

Autor Robles Muñoz, Cristóbal
Palabras clave Modernismo religioso
Americanismo
Democracia Cristiana
Louis Duchesne y George Tyrrell
Antonio Fogazzaro
Dietrich Von Hügel
Marie-Joseph Lagrange
León XIII
Condena del Modernismo
Sindicatos interconfesionales
Unión Política de los Católicos
Pío X
Buonaiuti
Tyrrell
Marc Sangnier
Charles Maurras
Fecha de publicación 20-abr-2015
Resumen[Parte 1] El modernismo ha sido considerado uno de los temas interesantes de la historia religiosa contemporánea. Su inspiración sigue superando a sus protagonistas. Los modernistas, una generación del éxodo, vivieron en los márgenes. Esperaron tenazmente. Confiaron obstinadamente. Desearon una Iglesia amante de la libertad, la tolerancia y la concordia, libre y cercana al pueblo. Quisieron ser “servidores de la santa verdad” y conciliar conciencia y tradición, y despejar la sospecha ante la razón y la cultura. En estos años preliminares trataron de permanecer católicos “in spe”.
[Parte 2] Los católicos debían permanecer en la Iglesia y propiciar su reforma interna, para ponerla en condiciones de realizar su misión religiosa en el mundo. Querían retornar a las fuentes, a la primera predicación cristiana. Unos estudiaron, con criterios científicos, la Biblia, “los viejos libros eclesiásticos”, y la historia del dogma. Otros intervienen en los problemas sociales, poniendo en ellos justicia, libertad y amor a los pobres. A partir de 1907, amenazados y castigados, los modernistas debieron elegir entre actuar y hablar o callar y esperar. Ellos eran solo un “pequeño puñado”. Entre la autoridad y la desafección, a partir de 1913 algunos ellos se situaron, silenciosamente, en la luz, la alegría y la libertad.
[Parte 3] El confesionalismo pretendió colocar a los católicos bajo la disciplina y la obediencia a sus obispos y a estos, bajo la obediencia al Papa. Los católicos cooperaron con los no católicos. Fueron desautorizados por Roma. No se aceptó su autonomía. Querían des-clericalizar la Iglesia. Los integrales identificaron católico con romano. Fueron “tiempos tristes”, días de guerra. La existencia del Sodalitium Pianum generó una situación insoportable. Benedicto XV habló de católicos sin “adjetivos”. Se recuperó un proyecto de renovación. Importaban los principios. Urgía un programa para la paz. “Fideles in votis, algunos modernistas se mantuvieron libres frente a la “ortodoxia formalista” Pío XI se abrió una nueva etapa. Llegó el fascismo. El Papa estableció la fiesta de “Cristo Rey”. Modernistas y antimodernistas ya no eran lo que fueron. ¿Era posible reconciliar la fe con el amor al estudio, la pertenencia a la Iglesia con la apertura a la cultura moderna?
Descripción Parte 1.- Preliminares, parte 2.- La condena (1906-1913), parte 3.- Después de Pio X
URI http://hdl.handle.net/10261/113873
Aparece en las colecciones: (CCHS-IH) Libros y partes de libros
Mostrar el registro completo
 


NOTA: Los ítems de Digital.CSIC están protegidos por copyright, con todos los derechos reservados, a menos que se indique lo contrario.