NUEVOS MODELOS DESCRIPTIVOS DE MATERIALES CARTOGRÁFICOS

F. Alonso Castellanos
Mª N. Martínez Piqueras
M. Quintanilla Fernández
M. Vilarroig Aroca
Instituto de Economía y Geografía. CSIC

 

RESUMEN

Las características de los materiales cartográficos como materiales especiales, unidas a las posibilidades que aportan los recursos informáticos, han dado pie a la consideración de afrontar nuevas posibilidades de descripción de dichos materiales que permita, basándose en las normas nacionales e internacionales, diseñar unos registros que proporcionen la mayor información tanto de las imágenes como de los textos.

Se han elegido tres mapas antiguos de la colección cartográfica del Instituto de Economía y Geografía del CSIC y se ha procedido a su digitalización, catalogación bibliográfica y al tratamiento informático de los elementos de descripción pertinentes, diseñando un modelo que permite enlazar los puntos de acceso con distintas bases de datos (Topónimos, Textos, Mapas e Iconografía) interrelacionadas con las imágenes de los mapas. Para ello se ha elaborado un programa informático "ad hoc" en entorno Windows95 con las utilidades de catalogación, visualización y búsqueda.

 

DESCRIPTORES:

CATALOGACION, MATERIALES CARTOGRAFICOS, SOFTWARE, TOPONIMIA, ICONOGRAFIA, MAPAS, CARTOGRAFIA HISTORICA

__________________

 

La biblioteca del Instituto de Economía y Geografía del Consejo Superior de Investigaciones Científicas es una biblioteca especializada que cuenta con una considerable Cartoteca. En ella se encuentra una colección de más de 500 atlas, 12000 mapas y 30000 fotografías aéreas, la más importante por este tipo de material dentro de las bibliotecas del CSIC.

Desde que la cartoteca, que era una unidad independiente, se incluyó en la biblioteca, se ha tenido la preocupación de integrar estos fondos en los catálogos colectivos de la institución, y por ello se hizo uno específico de material cartográfico para mapas, planos y fotografía aérea - ya que los atlas se catalogan como monografías - que incluye las colecciones de varias bibliotecas con este tipo de documentos, diseñado junto con la Unidad de Coordinación de Bibliotecas, adaptando las especificaciones señaladas por los geógrafos, investigadores de nuestro centro, a las reglas de catalogación internacionales, a las que responden nuestros catálogos.

Pero precisamente la variedad de la colección y la riqueza informativa que contiene, nos ha hecho pensar que podemos aprovechar la versatilidad de los recursos informáticos para facilitar y ampliar esa información. La descripción bibliográfica, análisis documental, o catalogación - que siendo un término más clásico no ha perdido su sentido de extraer el máximo de datos de cualquier documento y ofrecerlos sistemática y organizadamente a los usuarios - pueden recurrir a los medios adecuados que cada vez van mejorando y haciendo más fácil el acceso a la información.

Los datos que pueden ofrecernos los mapas, por sus características peculiares, pueden ser múltiples; por supuesto que en primer lugar serán los geográficos, pero también nos dan información histórica, económica, social. La evolución de la toponimia, las variaciones de las demarcaciones (fronteras, líneas divisorias de provincias, comarcales, etc.), las variaciones en los núcleos de población, los caminos, las extensiones forestales o de cultivos, la desaparición de pozos o aparición de embalses, los trazados de carreteras o líneas de ferrocarril, y otra multitud de informaciones que contienen los mapas, ahora, gracias a la tecnología, se pueden introducir en bases de datos a las que se remita desde el registro catalográfico, y comparar, combinar o manejar según las necesidades del usuario.

Pensamos que el futuro de la información puede ir por ese camino, y que sería bueno que las bibliotecas se planteen la posibilidad de utilizar los medios para almacenar esos datos de manera que sean fácilmente recuperables y fácilmente transmisibles. Quizá sea un tanto utópico pensar que todas las bibliotecas van a poder contar con los medios informáticos, la tecnología y el personal adecuado para poder realizar una catalogación de este tipo, pero también vale la pena intentarlo.

Nos hemos centrado en tres mapas que hemos considerado de un interés particular por sus características, pero esto podría hacerse extensible a otros tipos de mapas, aunque habrá que tener en cuenta las peculiaridades de cada uno porque requerirían quizá otro tratamiento informático. Pero el principio conceptual sería el mismo: extraer el máximo de información documental, hacer su descripción - atendiendo a las reglas de catalogación y normas ISBD y de acuerdo con el programa ALEPH con el que trabajan nuestras bibliotecas, ampliando los contenidos y los puntos de acceso pertinentes - y posibilitar su consulta ofreciendo un producto completo de textos e imagen gráfica.

Pensamos que estos puntos de acceso que pudieran resultar susceptibles de tomarse en consideración serían los relativos a esa información a la que hemos aludido en párrafos anteriores, fundamentalmente núcleos de población y líneas de demarcación como fronteras y provincias en los mapas que nos ocupan.

Nuestro esquema aborda en la ampliación de la descripción catalográfica una triple panorámica:

a) Incorporación de la imagen en un formato gráfico tipo bitmap.

b) Incorporación de datos toponímicos y textuales del mapa y su posición

c) Descripción selectiva de elementos específicos del mapa (iconografía, textos y otras informaciones clasificadas).

Todo ello manteniendo como base, un modelo catalográfico basado en las normas ISBD. Con ello se consigue que todo documento cartográfico mantenga su unidad y diferenciación. El tratamiento con técnicas de digitalización precisa, permitirán una mejor transmisión de la imagen, mejor incluso que utilizar un documento copia del original. Pero para ello hemos de considerar unas breves puntualizaciones.

 

1. LA ELABORACIÓN DEL MAPA

 

En todo proceso descriptivo de un documento hay que tomar conciencia o conocer la mayor cantidad de datos técnicos posibles sobre la génesis del mismo, y con más razón si cabe en los denominados materiales especiales. Es el documento en sí mismo la fuente principal de información, y es norma que cuanta información se conozca del mismo, y no aparezca en el ejemplar catalogado, sea indicada como nota o añadido.

1.1. Las medidas

Resulta especialmente importante para los materiales cartográficos el tercer área de la descripción, los "Datos matemáticos" (escala, proyección, coordenadas, equinoccio) pues son estos datos quienes aportan el mayor valor o validez de la información contenida. Son los elementos que permiten la comparación de contenidos, y en definitiva, la homogeneización de los sistemas automatizados de búsqueda. Estos datos matemáticos, por sí mismos, definen también la época en que se ha realizado el mapa, la nacionalidad de origen, la correspondencia con el espacio y tiempo representado, y otras diversas informaciones de gran utilidad que sin duda enriquecen la descripción. Son esos los datos imprescindibles para definir un material cartográfico, entendido este como representación en todo o parte de la tierra o cuerpos celestes a cualquier escala.

Si bien en las Reglas de Catalogación tanto la proyección, como las coordenadas y equinoccio son opcionales (o bien, obligatorias si aparecen en el documento), su utilidad cuando están incorporadas en un formato informatizado, posibilita un tratamiento de alcances muy superiores (medidas de distancias, direcciones, tiempos, rotaciones, simulaciones, etc.). Y por ende, este tratamiento es exigible en un centro de Investigación de Geografía, con exigencias superiores a las de una biblioteca generalista.

1.2. La iconografía

Otro elemento que en la descripción catalográfica debe tener una mayor apreciación es el sistema de los símbolos, generalmente signos convencionales. Con ellos es con los que se establecen las variables visuales que resaltan las propiedades perceptivas y por tanto, establecen o sirven para establecer los niveles de medida (ciudad - pueblo - aldea - caserío), así como el tipo de relaciones entre elementos definidos en el mapa. Además de los signos convencionales que definen poblaciones, relieve, monumentos, ríos, etc. existen por lo general en la cartografía de tipo histórico (anterior a 1901) otra serie de elementos icónicos cuya lectura es mucho más compleja y por lo común unida a los valores subyacentes a la representación cartográfica: relaciones de poder, de dominio, de esfera de influencia, de lucha o de guerra.

En nuestro ejemplo aparecen dos elementos iconográficos semejantes, en dos mapas distintos. En el mapa francés de 1807, ocupa una posición preferente el águila imperial. Bajo su manto están las indicaciones del título, autor, etc. que se asocian con el Imperio Napoleónico; de forma menos exultante pero también muy significativa, en el mapa de España y Portugal, hecho en Valencia en 1810, aparece también el águila. En este caso está siendo pisado por un león, el león español. La lectura conjunta de ambos es clara: el león está simbolizando el éxito militar obtenido por el ejército del Marqués de la Romana en La Coruña (en conjunción con el ejército inglés) sobre el ejército imperial, es el sometimiento del águila por el león.

Estas escenas, que poco aportan a la descripción física del territorio, sí que informan mediante el estudio de los elementos iconográficos individualizados de toda una serie de circunstancias históricas o motivaciones que establecen relaciones muy nítidas con otras obras cartográficas.

1.3. La toponimia

En tercer lugar hay un elemento capital en la representación cartográfica que es la información textual que incluye fundamentalmente los nombres de los accidentes o entidades fisiográficas y que comportan una de las mayores dificultades en el momento de la incorporación a los sistemas informatizados. La problemática de la homonimia, de la incorporación o no de los artículos (La Mancha, La Albufera), de la precedencia o no de los nombres genéricos sobre los específicos (Río Grande; Ebro, río), las formas lingüísticas nacionales y/o originales (Florencia/Firenze, Bilbao/Bilbo), las variantes históricas (Ilerda / Lérida / Lleida), y otras muchas ocasiones de discrepancia han de ser tratadas de forma conjunta y global, estableciendo referentes comunes. Además la toponimia que existe en cada mapa no suele ser recogida de manera exhaustiva en la catalogación por razones claras.

En consecuencia se trataba de elaborar una aplicación que afrontara todos o muchos de estos retos que en las Reglas de Catalogación se apuntaban. Para ello se debía acercar el propio documento en forma digital siguiendo el ejemplo de otros modelos en uso, como el de la Junta de Andalucía.

 

2. DIGITALIZACIÓN DE TRES MAPAS DE PRINCIPIOS DEL SIGLO XIX

 

Acudimos al fondo cartográfico de nuestra Biblioteca y enfocamos hacia un objetivo muy concreto: el fondo antiguo es el más difícil de reproducir o reeditar, por razones obvias, y por lo mismo, con mayores problemas de difusión y conservación. Estos inconvenientes son sin embargo, lo que les señala como los más indicados para el objeto de nuestra aplicación.

Los tres mapas que se tratan son dos franceses de 1807 y 1823 y un español de 1810. Su superficie es de aproximadamente un metro cuadrado cada uno y su tipografía precisa un tratamiento generoso de ampliación, color, y espacio de disco.

Se procedió en este punto a obviar las trabas que veían en la digitalización un problema de tamaño y espacio adoptando unos valores más centrados en la calidad que en la cantidad: valores de más de 16.106 de colores, resolución de 300 ppp, formato *.BMP. común con el planteamiento inicial de ampliar los elementos descriptivos observables en la cartografía.

La digitalización se realizó mediante escaner de color, con los parámetros indicados, a razón de una imagen por cada hoja o plegado (96 imágenes). Los tamaños oscilaban en torno a los 3 - 5 Mb. en el momento de captura y almacenamiento, y que pueden ser retocados o reconvertidos, en el momento de operar con ellos, a ficheros de 1 Mb. accesibles con rapidez mediante PC con cualquier procesador 486 o Pentium.

La operación de tratamiento de motivos iconográficos y textuales, se puede realizar mediante las operaciones comunes de cualquier aplicación de tratamiento gráfico (Photoshop, Picture Publisher, PaintShop, etc.).

Estas dos formas y tamaños permiten la edición en impresoras normales y una obtención de copias fidedignas que en ocasiones mejoran la percepción visual del original.

 

 

3. EL PROGRAMA DE TRATAMIENTO.

Finalmente, se procedió a la elaboración del programa de tratamiento, aplicación desarrollada en entorno Windows 95. Incluye una serie de utilidades interactivas que desarrollan el modelo de catalogación: módulos de tratamiento de las ficha de catálogo, de las imágenes de los mapas, de la iconografía, de las bases de datos incorporadas en cada mapa (en su caso), de la toponimia de cada hoja y mapa, de otros elementos descritos (textos explicativos, escalas, proyecciones y datos matemáticos) así como las herramientas de visualización de los mapas asociados a cada elemento descrito. Estas utilidades son:

3.1. Módulo de catalogación

En una pantalla (fig. 1) se presenta un modelo de ficha catalográfica donde se incluyen los elementos o áreas de descripción de cada mapa. La elección de cada elemento mediante índices esta determinada por la existencia de listas desplegables de ciertos campos.

A través de esta pantalla se puede acceder a las imágenes reducidas de cada mapa, a la iconografía de cada mapa, a la toponimia o bien a los textos explicativos si los hubiere.

Cada ficha catalográfica esta pues asociada - mediante varios campos de la base de datos - a la imagen correspondiente a cada mapa, a la base de datos de topónimos (general y asociada con cada mapa), a la base de datos de iconografía, a la base de datos de datos gráfico-matemáticos y, finalmente, a otra utilidad de textos.

La incorporación, corrección y consulta de los datos se permite en todo momento.

3.2 Módulo de mapas

Desde la selección de una ficha de catálogo se identifica cada mapa, y dentro de cada mapa es accesible en detalle cada hoja o cuadrícula del mismo, estableciéndose entre todas ellas las asociaciones de vecindad y contigüidad.

3.3 Módulo de toponimia

La identificación de los nombres que aparecen en el mapa es interactiva bien desde la imagen o bien desde la plantilla de datos. Los ficheros donde se almacenan los topónimos son accesibles por diversos campos: Nombre, tipología y nombre actual. Mantiene asimismo su identificación en el mapa mediante sus posiciones relativas en la imagen y son susceptibles de determinar sus posiciones geográficas al asociar sus posiciones con los valores geográficos reales. Permiten igualmente su asociación con otros accidentes geográficos: ríos, provincias, etc. o bien con determinadas funciones como distancia y dirección. En relación con las grafías con que aparecen se mantiene una relación o asociación con la descripción de su grafía o nombre en español. Pueden ser accesibles desde cada una de las hojas o cuadrículas, desde cada mapa o bien desde el conjunto del catálogo.

3.4 Modulo de iconografía

Los elementos iconográficos que aparecen en el mapa pueden ser identificados mediante un tratamiento de los elementos individualizados que incorpora el nombre y su significado. Su visualización es asimismo posible bien individualmente o mediante comparación de varios sucesivamente, dentro de la misma aplicación.

3.5. Módulo de textos

La existencia de textos explicativos en los mapas de los siglos XVIII y XIX es frecuente, incorporando en ellos desde nombres de los colaboradores, estadísticas de diversos tipos o análisis de divisiones administrativas con sus poblaciones, capitales, sus jerarquías o autoridades, etc.

La inclusión de estos datos en la ficha catalográfica al uso, de igual manera que el conjunto de los topónimos indicados en el mapa, excedería la utilidad de la misma. En nuestra aplicación se utiliza un fichero de texto en formato *.RTF que permite la asociación del texto y la imagen, con las facilidades de búsqueda y transmisión que permite. Su versatilidad para determinadas categorías de material cartográfico, especialmente obras manuscritas de grafías antiguas, lograrían una mayor y mejor difusión de la información contenida en este tipo de documentos especiales.

 

 

CONCLUSION

El modelo que hemos descrito tiene un enfoque utilitario orientado fundamentalmente hacia documentos de unas determinadas características:

a) obras de tipo histórico y de las que se conservan un limitado número de ejemplares

b) piezas de difícil acceso y de especial valor documental

c) documentos de extensión e información especial por sus valores artísticos

d) obras de trascendencia histórica y científica susceptibles de estudios más pormenorizados.

Su desarrollo permitirá, sin duda alguna, poner a disposición de la comunidad científica y bibliotecaria una serie de obras cuyo conocimiento bien se merecen.

 

 

BIBLIOGRAFIA

 

ALONSO CASTELLANOS, F. "Un modelo descriptivo y de análisis documental de la cartografía histórica: La aplicación Grafos y el mapa de Tomás López de Álava". Actas del Congreso Internacional sobre Sistemas de Información Histórica. Vitoria-Gasteiz, 6-8 Noviembre de 1997. pps. 189-196

ALONSO CASTELLANOS, F. "Madrid. Catastro de Ensenada y Mapas del Siglo XVIII". CD-ROM Edición de la Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Regional. Comunidad de Madrid. Madrid, 1988.

BIES, John D. " Mapping and topographic drafting". Cincinnatti (Con), 1983

CAMPBELL, John. "Introductory cartography". Englewood Cliffs, Prentice Hall (s. a.)

CORBERÓ, Mª . Victoria. "Trabajar mapas". Madrid, Alhambra, Longman, 1993

CORTÉS JOSÉ, Joaquín: "Cartografía histórica de Andalucia. Asociación de imágenes a un gestor documental. Catálogos de cartografía histórica multimedia" Actas del Congreso Internacional sobre Sistemas de Información Histórica. Vitoria-Gasteiz, 6-8 Noviembre de 1997. Págs. 203-210

FEDERACION INTERNACIONAL DE ASOCIACIONES DE BIBLIOTECARIOS Y BIBLIOTECAS. "ISBD (CM) Descripción Bibliográfica Internacional Normalizada para Material Cartográfico". Edición revisada. ANABAD, Arco/Libros. Madrid, 1993

JOLY, Fernand: "La Cartographie. Paris. PUF, 1976

PÉREZ GÓMEZ, Rufino. "Redacción cartográfica. El lenguaje cartográfico. Semiología gráfica". Univ. Politecnica de Madrid, EUIT Topográfica (Texto fotocopiado)

PETERS, Arno. "La nueva cartografía". Barcelona, Vicens Vives, 1992

RAISZ, Erwin-. "Cartografía general" (7ª edición). Barcelona, Omega, 1985

"REGLAS de Catalogación del Ministerio de Cultura" . Edición refundida y revisada. Madrid, 1995. Págs 129 y ss.

SESTINI, Aldo: " Cartografía general". Bologna, 1983

THOMAS, DANIELLE: "Le traitement informatique des images historiques: de la base de donnees descriptive au cd-rom". Actas del Congreso Internacional sobre Sistemas de Información Histórica. Vitoria-Gasteiz, 6-8 Noviembre de 1997. Págs. 135-142

VAZQUEZ MAURE, F., MARTIN LOPEZ, J. "Lectura de mapas". MOPU, Instº Geográfico Nacional. Madrid, 1987

_______________

Catal-256.bmp (481078 bytes)

Fig.1

Cat2-256.bmp (490726 bytes)

Fig.2

Cat3-256.bmp (481078 bytes)

Fig.3

Cat4-256.bmp (492342 bytes)

Fig.4

Cat5-256.bmp (481078 bytes)

Fig.5

Cat6-256.bmp (481078 bytes)

Fig.6

Cat7-256.bmp (481078 bytes)

Fig.7

Cat8-256.bmp (481078 bytes)

Fig.8