English   español  
Please use this identifier to cite or link to this item: http://hdl.handle.net/10261/49631
Share/Impact:
Statistics
logo share SHARE   Add this article to your Mendeley library MendeleyBASE
Visualizar otros formatos: MARC | Dublin Core | RDF | ORE | MODS | METS | DIDL
Exportar a otros formatos:
Title

Fertilización con subproductos orgánicos (Hacia una gestión sostenible de los nutrientes en la agricultura)

AuthorsOrús Pueyo, Fernando; Betrán Aso, Jesús Ángel; Iguácel Soteras, Francisco; López Sánchez, María Victoria
Issue Date2011
PublisherDiputación General de Aragón
CitationOrús F, Betrán J, Iguácel F, López MV. Fertilización con subproductos orgánicos (Hacia una gestión sostenible de los nutrientes en la agricultura). Informaciones técnicas 232 (2011)
AbstractEsta Información técnica tiene dos partes bien diferenciadas: En la primera de ellas, "Las bases de la fertilización agrícola", se hace un amplio recordatorio sobre el conocimiento básico del suelo y de la fertilidad, que con toda seguridad, ayudará a comprender mejor todo el proceso de evolución que deben sufrir los materiales orgánicos aportados al suelo hasta que sus nutrientes son disponibles para las plantas. La alimentación humana ha dependido siempre del suelo y de sus nutrientes, y ahora más que nunca. Ocurre que la "globalización" de las producciones, y la continua disponibilidad de todo tipo de alimentos ha provocado que, en los países desarrollados, la población no sea consciente de esa dependencia. Durante milenios el hombre ha adquirido un conocimiento del suelo y de las prácticas agrícolas aplicables en cada región, y en particular de la "fertilización". Ese conocimiento se ha visto revolucionado por la ciencia y la técnica, (hoy es muy sencillo por ejemplo, disponer de análisis), pero a su vez esa misma técnica cambia continua y rápidamente las prácticas agrícolas y ganaderas, y las posibilidades de actuar sobre el suelo. Podemos decir que hoy existen mejores medios que nunca para gestionar adecuadamente los suelos y los nutrientes y sin embargo, la gestión de los nutrientes es a menudo poco afortunada. Esta gestión de los nutrientes es hoy crucial, a nivel global para conseguir alimentar a una población creciente, y a nivel local, para conseguir mayor rentabilidad y el menor impacto ambiental posible de la producción agraria. En un entorno de escasez, no hay más tierras de cultivo y los nutrientes son agotables, el exquisito aprovechamiento de todos los recursos implicados en la fertilización debería ser una prioridad absoluta. Intentamos en esta primera parte aproximarnos a ese conocimiento del suelo que hoy podemos tener, y que nos permite explicar el comportamiento de los nutrientes. Explicarnos, en definitiva, la fertilización. Sea ésta orgánica o mineral. Aunque ciertamente hemos hecho más hincapié en el comportamiento de la materia orgánica del suelo, para dar paso a algunas explicaciones de la segunda parte. Precisamente porque la fertilización con subproductos orgánicos necesita "tecnificarse" para poder ajustar los aportes y predecir su respuesta, tras el conocimiento de una serie de parámetros: contenidos en nutrientes, forma química de los mismos, relación C/N, velocidad de mineralización (en los 1-3 años que siguen a su aplicación), niveles deseables de materia orgánica en cada tipo de suelos, etc.
En la segunda parte, "La fertilización con orgánicos. Una propuesta generalizada de fertilización con criterios de sostenibilidad", se intenta llamar la atención en nuestra Comunidad aragonesa sobre los siguientes puntos: - Recordar una vez más, la gran importancia de los subproductos orgánicos, especialmente los relacionados con la producción ganadera -los estiércoles- como fuente o yacimiento de nutrientes N-P-K (nitrógeno, fósforo y potasio) para utilizar en fertilización - Si bien el purín porcino supone el primer subproducto ganadero como fuente de N y de P (P2O5) en Aragón (46.000 y 51.000 t, respectivamente), tampoco son desdeñables el resto de los estiércoles que sumarían 42.000 t de N, 34.000 t de P2O5, y 54.000 t de K2O, y las leguminosas -principalmente la alfalfa-, que proporcionan en nuestra Comunidad entre 27.000 y 29.000 t de N (MARM, 2008 y 2009). - Solamente los tres cereales más importantes de Aragón (cebada, maíz y trigo) -cultivados en unas 750.000 has y con una producción de 2,69 millones de toneladas, en el año 2007- requieren reponer al suelo, a través de la fertilización, un mínimo de 70.345 t de N, 28.765 t de P2O5, y 46.431 t de K2O. Las necesidades globales de N de todos nuestros cultivos podrían ser estimadas en 110.000 t, ó solamente 78.000 t, si se excluyen las leguminosas - Aunque en este momento podríamos decir que conocemos aceptablemente el uso y las aplicaciones del purín porcino como fertilizante en los cultivos extensivos, no podemos decir lo mismo de los fiemos o estiércoles sólidos, ni del resto de posibles subproductos orgánicos. - Una mala práctica en la fertilización puede conducir a la contaminación de las aguas (nitratos), del suelo (excesos de P y otros nutrientes) y de la atmósfera (emisiones de gases: amoniaco, óxidos de N, etc). Consideraciones de pura economía (aprovechamiento y reutilización de subproductos del modo más económico posible, el aprovechamiento de los aportes nitrogenados de las leguminosas, el mantenimiento y/ó la mejora de las condiciones del suelo, otras consideraciones agronómicas...), y de lucha contra el cambio climático (reducción de emisiones de gases de efecto invernadero/GEIs, ahorro energético...) nos llevan a la reflexión sobre la necesidad de intentar definir e iniciar ya, unas prácticas de fertilización más sostenibles.
- Aún cuando no se dispone de suficientes referencias experimentales, pensamos que el ajuste en los aportes de los 3 macronutrientes principales -no sólo del N, sino también del P y del K-, la reutilización de los subproductos disponibles, y la integración de cualquiera de las acciones tales como: rotaciones de cultivos (con leguminosas, entre otras), las técnicas de laboreo de conservación, el mantenimiento de unos niveles aceptables de materia orgánica en los suelos, etc, etc, constituyen en conjunto un esquema básico de sostenibilidad que debería asumirse ya como mínimo, a niveles experimentales. En realidad, este esquema básico que planteamos, siempre había sido preconizado por la técnica de la fertilización, aunque casi nunca se llevaba totalmente a la práctica. Las circunstancias actuales entendemos que obligan a recuperarlo, por pura necesidad. - Al final de la publicación se proponen unos supuestos teóricos de cómo razonar la fertilización con estiércoles, con los conocimientos actuales. En el caso de los estiércoles sólidos, se hace utilizando referencias francesas que sólo recogen la mineralización del N que se produce en los 12 primeros meses. - Las dificultades y falta de precisión que como veremos presentan estos cálculos, refuerzan la necesidad de mantener e intensificar los trabajos de investigación y experimentación en nuestras propias condiciones agroclimáticas, introduciendo ahora esa visión más amplia y nueva de la sostenibilidad.
Description72 Pags., Figs., Tabls.
URIhttp://hdl.handle.net/10261/49631
ISSN1137/1730
Appears in Collections:(EEAD) Artículos
Files in This Item:
File Description SizeFormat 
LopezMV_InfTecn_2011.pdf1,05 MBAdobe PDFThumbnail
View/Open
Show full item record
Review this work
 


WARNING: Items in Digital.CSIC are protected by copyright, with all rights reserved, unless otherwise indicated.