DSpace

Digital.CSIC > Servicios Centrales CSIC > Presidencia CSIC (PRESIDENCIA) > (PRESIDENCIA) Memorias >

Share

EndNote

Open Access item Memoria 1968

Authors:Presidencia del CSIC
Keywords:Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Memorias, CSIC
Issue Date:1968
Publisher:Consejo Superior de Investigaciones Científicas (España)
Citation:Memorias Estadísticas (1968-1972)
Abstract:Por Ley de 24 de noviembre de 1939 se crea el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, con la misión de fomentar, orientar y coordinar la investigación científica en España. Tras la pobreza de la contribución española al progreso de la investigación en la pasada centuria, se inicia un movimiento con anhelo de recuperación que ha ido cristalizando, poco a poco, en el crecimiento investigador multiforme, que es carácter firme de la actividad intelectual de nuestro tiempo. El Consejo Superior de Investigaciones Científicas creó la profesión de Investigador y Colaborador Científicos, por disposiciones de 1945 y 1947. Los años transcurridos muestran lo acertado de aquella medida. Es evidente que hay campos en los que la investigación está estrechamente ligada a las profesiones de las que surgen los problemas que la investigación resuelve . Pero el volumen de ésta sería exiguo si sólo contase con horas suplementarias de los profesionales de otras materias, incluso de los profesionales de la docencia. El Consejo cuenta hoy con un total de 3 .531 miembros. De ellos, 2.803 constituyen el personal de carrera ; 251, el personal de empleo; 299, el personal en colaboración y contratado, y 178, el personal obrero . Algunos de nuestros investigadores, con reconocido prestigio internacional, han superado las favorables demandas que hoy tiene en el mundo la emigración científica . Esta formación de investigadores y colaboradores científicos ha sido, en gran parte, un resultado del propio esfuerzo. Pero había materias en las que, difícilmente, podía lograrse, entre nosotros, una formación investigadora. El régimen de pensiones al extranjero, iniciado a principios de siglo, continua, se amplía y adquirió modalidades que es grato consignar. De una parte, ha habido diversidad de Instituciones oficiales y alguna privada que han establecido becas en el extranjero . De otra, los Institutos del Consejo han podido recibir a becarios de otros países en régimen de intercambio . Y las organizaciones investigadoras -Instituto de Alta Cultura (Portugal), Centre National de la Recherche Scientifique (Francia), British Council, Royal Society
(GranBretaña), Austauchsdienst (Alemania), Universidades de Bélgica, Holanda, Alemania, Suiza- tienen establecido un intercambio de investigadores con el Consejo. Ligado al régimen de becas está la invitación a Profesores extranjeros para desarrollar lecciones o cursos, trabajar en nuestros Institutos y establecer una necesaria comunidad de actividades y relaciones con nuestro personal científico. Merece destacarse el acuerdo con el Instituto de Cultura Hispánica para acoger, en los Centros del Consejo, becarios hispanoamericanos. Los Institutos son las unidades funcionales del Consejo y están agrupados en Patronatos. La organización de la investigación científica en Institutos con área nacional hace converger los esfuerzos de todos los que, geográficamente separados, están unidos por la naturaleza de su trabajo. Por otra parte, la amplitud de los Institutos del Consejo, en las personas y en la geografía, permite un mayor alcance en el objeto de las investigaciones. Y bajo este signo de conexión y ayuda, de extensión y vigorización, la mayor parte de los trabajos investigadores en España están agrupados en una empresa científica de gran estilo, capaz de realizar tareas vedadas al investigador aislado, cuyo esfuerzo se ve multiplicado al coordinarse con otros afines . Por esto, los Centros de trabajo del Consejo no se hallan reunidos en Madrid. Los Institutos repartidos por España ayudan a todo núcleo investigador, en cualquier localidad española que exista, y de manera especial a los de las Universidades. Con este criterio, el Consejo crece en toda el área nacional, obtiene los beneficios de convergencia de esfuerzos afines y evita los inconvenientes de la centralización. La aportación investigadora colectiva es uno de los fines más específicos y propios del Consejo. Por esto, cada día se hacen más firmes y sistemáticos sus planes y más corporativos y nacionales sus trabajos. Aunque el Consejo presta atención a los esfuerzos privados y las obras individuales, tienden a realizar empresas de extensión, que, dotadas de una generosa amplitud, trascienden a la vida del país. Instrumento de esta vertebral ordenación son los Patronatos, cuya tarea de coordinación y estímulo se perfecciona cada día más. Los Patronatos se clasifican en dos grupos, según que encuadren Centros de investigación propios o Centros coordinados y subvencionados.
Publisher version (URL):http://documenta.wi.csic.es/alfresco/downloadpublic/direct/workspace/SpacesStore/6d30fef9-897e-4687-b7ad-0a6a1911414b/1968.pdf
URI:http://hdl.handle.net/10261/41856
Appears in Collections:(PRESIDENCIA) Memorias

Items in DSpace are protected by copyright, with all rights reserved, unless otherwise indicated.