English   español  
Por favor, use este identificador para citar o enlazar a este item: http://hdl.handle.net/10261/41589
Compartir / Impacto:
Estadísticas
Add this article to your Mendeley library MendeleyBASE
Visualizar otros formatos: MARC | Dublin Core | RDF | ORE | MODS | METS | DIDL
Título

La Historia del Arte en el Instituto Diego Velázquez del CSIC entre 1939 y 1975

AutorCabañas Bravo, Miguel
Palabras claveHistoria del Arte
Instituto Diego Velázquez
Centro de Estudios Históricos
Consejo Superior de Investigaciones Científicas
Patronato Menéndez Pelayo
Juan de Contreras marqués de Lozoya
Diego Angulo Íñiguez
Francisco Javier Sánchez Cantón
Elías Tormo
Manuel Gómez Moreno
Enrique Lafuente Ferrari
Pablo Gutiérrez Moreno
Luis Pérez Bueno
Felipa Niño Mas
José Camón Aznar
Enrique Pardo Canalis
Valentín de Sambricio
Francisco Abbad Rios
María del Carmen Gómez Moreno
María Elena Gómez Moreno
Carmen Bernis
Olimpia Mélida
Jesús Hernández Perera
Juan Antonio Gaya Nuño
José Sanz Ramos
Elisa Bermejo
Enrique Marco Dorta
José María Azcárate
José Manuel Pita Andrade
Antonio Bonet Correa
Juan José Martín González
Archivo Español de Arte
Revista de Ideas Estéticas
Archivo Fotográfico
Catálogos Monumentales
Fichero de Arte Español Moderno Archivo de Prensa
Fichero de Artistas
Jornadas de Arte
Fecha de publicación2007
EditorConsejo Superior de Investigaciones Científicas (España)
CitaciónCabañas Bravo, Miguel: "La Historia del Arte en el Instituto Diego Velázquez del CSIC entre 1939 y 1975”, en Miguel Ángel Puig-Samper (ed.): Tiempos de investigación JAE-CSIC, cien años de ciencia en España, Madrid, CSIC, 2007, pp. 333-345; (ISBN: 978-84-00-08523-0)
ResumenEl Centro de Estudios Históricos (CEH) y su Sección de Historia del Arte y Arqueología, en cuyo seno, antes de la guerra civil, se había dado un notable avance a los estudios y sistematización investigadora de las disciplinas de su competencia, fueron disueltos –como toda la Junta para Ampliación de Estudios (JAE) a la que pertenecían– el 19 de mayo de 1938, siendo asumidos sus servicios y patrimonio por el Instituto de España. Como heredero de la JAE y con el propósito de aprovechar sus servicios e infraestructuras, se creó por ley de 24-XI-1939 el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), pronto desasido del Instituto de España y convertido en alto órgano científico con representación tanto de las principales instituciones educativas y culturales, como de los estamentos fundamentales del Nuevo Estado. El decreto de 10-II-1940 fijó la dependencia, estructura y organización del CSIC, vinculándolo al Ministerio de Educación Nacional y estructurándolo en ocho centralizadores Patronatos, que se repartían las áreas de investigación. Dentro del Patronato Menéndez Pelayo, la misma disposición creaba el Instituto Diego Velázquez de Historia del Arte y Arqueología, que fue muy bien dotado. Tras la guerra, sucedieron la jubilación de los antiguos directores de las Secciones de Arte y Arqueología del extinto CEH, Elías Tormo y Manuel Gómez Moreno; pero, aunque en el nuevo Instituto se les apartó de todo papel directivo relevante, se les dieron papeles honoríficos (al segundo incluso se le nombró “Presidente Honorario”) y permanecieron vinculados al mismo científicamente y como Jefes de Sección hasta su fallecimiento en 1957 y 1970 respectivamente. Así, la carga de la reconstrucción y orientación científica de la Historia del Arte en la nueva institución (incluso en el triángulo que ésta seguirá formando en Madrid con la Universidad y el Museo del Prado), pasó a llevarse, con cierta naturalidad, fundamentalmente por tres de sus discípulos: el citado Diego Angulo (1901-1986), Francisco Javier Sánchez Cantón (1891-1971) y Juan de Contreras, marqués de Lozoya (1893-1978). Los dos primeros eran catedráticos con una orientación política previa poco marcada, que les permitiría plegarse a la nueva situación, y, el tercer catedrático, mantuvo una declarada adscripción derechista que, en lo político, le haría supervisor y garante ante el nuevo régimen del proceso tanto recuperador como reorientador que seguiría el Instituto Diego Velázquez, cuya posición, por otra parte, quedaría fuertemente controlada e influida por el Ministerio de Educación, el cual le proporcionó durante la postguerra una marcada propensión centralizadora y monopolística, como en general tuvo todo el CSIC. Pero no fueron los únicos profesionales que pasaron por el nuevo Instituto, al que llegaron a vincularse decenas de profesionales de la Historia del Arte, destacando entre los antiguos miembros que llegaron a ocupar jefaturas de sección, además de los citados, Enrique Lafuente Ferrari, Pablo Gutiérrez Moreno, Luis Pérez Bueno o Felipa Niño Mas. Nuevos miembros también fueron José Camón Aznar (fundador de la Revista de Ideas Estéticas), Enrique Pardo Canalís, Valentín de Sambricio, Francisco Abbad Ríos, Mª del Carmen Gómez Moreno, Mª Elena Gómez Moreno, Carmen Bernis, Olimpia Mélida, Jesús Hernández Perera, Juan Antonio Gaya Nuño, José Sanz Ramos, Elisa Bermejo, Enrique Marco Dorta, José María Azcárate Ristori, José Manuel Pita Andrade, Antonio Bonet Correa, Juan José Martín González, etc.
URIhttp://hdl.handle.net/10261/41589
ISBNISBN: 978-84-00-08523-0
Aparece en las colecciones: (CCHS-IH) Artículos
Ficheros en este ítem:
Fichero Descripción Tamaño Formato  
Arte_InsVelázquez_CSIC_2007.pdf1,03 MBAdobe PDFVista previa
Visualizar/Abrir
Mostrar el registro completo
 


NOTA: Los ítems de Digital.CSIC están protegidos por copyright, con todos los derechos reservados, a menos que se indique lo contrario.