Please use this identifier to cite or link to this item: http://hdl.handle.net/10261/38527
Título : Biological mass extinctions on planet Earth
Autor : Dorado, Gabriel, Rey Fraile, Isabel, Morales, A., Hernández Molina, Pilar, Vásquez, Víctor F.
Palabras clave : Big Bang theory
Asteroids
Comets
Homo sapiens sapiens
Dinosaurs
Teoría del la Gran Explosión (Big Bang)
Asteroides
Cometas
Dinosaurios
Fecha de publicación : Dec-2010
Editor: Centro de Investigaciones Arqueobiológicas y Paleoecológicas Andinas
Citación : Arqueobios 4(1): 53-64 (2010)
Resumen: [EN]: Both gradual and catastrophic events have been involved on the mass extinction events on the planet Earth. Although the greatest mass extinction with currently identified fossil remains was the Great Dying, the greatest of all mass extinctions on planet Earth should have been the Great Oxygenation Event (GOE), assuming that no life was present at the time of the Moon formation. In general, and excluding the unique GOE, the climate changes have been the most common causes of mass extinctions on Earth. A comet or large meteorite may cause mass extinctions not only on land, but also on the oceans. Indeed, a bolide of a few kilometers in diameter may release as much energy as several million nuclear bombs. On the other hand, localized oceanic extinctions may arise from special events like the quasi-periodic climate pattern known as “El Niño” Southern Oscillation (ENSO). Such events may have also a significant impact on terrestrial ecosystems, causing extinctions of plants and animals. Up to five major mass extinctions have been recorded in the last 540 million years, killing an average of 50% or more of all living species at the time of the event. The fossil record suggests that mass extinctions on the planet Earth occur about every 26 million years. This is a very serious matter indeed, because if such hypothesis holds true, it is just a matter of time before the Earth is hit by a huge bolide with catastrophic consequences. It is revealing to note that 99% of all species that ever lived on planet Earth are now extinct. That includes all our hominid ancestors. Besides other considerations and factors, the human activity is significantly disrupting the planet Earth ecosystems. It should be also taken into account that now –for the first time–, the human activity can also cause mass extinctions. In fact, the current rate of species extinctions is shocking; estimated at about 10,000 times the past average as deduced from the fossil record. The conclusion is clear and definitive: our only chance to survive is to colonize the cosmos. On the other hand, we must take care of many possible causes of extinction, but particularly on those derived from the synergistic effects of human activities, in order to take action to prevent the global contamination and warming of the planet Earth. In a practical way, halting and reversing such trends requires significant changes not only in industries in general, but also in human behavior in particular (food wastefulness, unnecessary travel and pleasure tourism, fashion squandering, etc), in order to effectively reduce both the contamination and the emissions of the greenhouse gases. Obviously, that requires a global economic and marketing change. A pacific revolution involving a global social and political agreement is needed. It should be also clear that each and every one of us has the responsibility to take care of our planet Earth.
[ES]: Tanto acontecimientos graduales como catastróficos han estado implicados a las extinciones masivas en el planeta Tierra. A pesar de que la mayor extinción masiva, según restos fósiles identificados actualmente, fue la Gran Mortandad (del inglés, “Great Dying”), la mayor de todas las extinciones masivas en el planeta Tierra debió haber sido la Gran Oxidación (del inglés, “Great Oxygenation”); también llamada crisis del oxígeno, revolución del oxígeno o catástrofe del oxígeno (suponiendo la no existencia de vida en el momento de la formación de la Luna). En general y excluyendo el suceso de la Gran Oxidación, los cambios climáticos han sido las causas más comunes de extinciones masivas en la Tierra. Un cometa o un gran meteorito pueden causar extinciones masivas, no sólo en la tierra, sino también en los océanos. De hecho, un aerolito de unos pocos kilómetros de diámetro puede liberar tanta energía como varios millones de bombas nucleares. Por otro lado, las extinciones oceánicas localizadas pueden derivarse de sucesos especiales como el patrón climático cuasiperiódico conocido como la Oscilación del Sur de “El Niño” (del inglés, “‘El Niño’ Southern Oscillation”; ENOS). Estos eventos pueden tener también un impacto significativo en los ecosistemas terrestres, causando la extinción de plantas y animales. Hasta cinco importantes extinciones masivas han sido registradas en los últimos 540 millones años, aniquilando a un promedio del 50% o más de todas las especies vivientes en el momento del evento. El registro fósil sugiere que las extinciones masivas en el planeta Tierra se producen aproximadamente cada 26 millones de años. Se trata, ciertamente, de un asunto muy grave, porque de ser cierta esa hipótesis, es simplemente una cuestión de tiempo que la Tierra pueda ser alcanzada por un enorme aerolito que generaría consecuencias catastróficas. Es interesante tener en cuenta que el 99% de todas las especies que alguna vez vivieron en el planeta Tierra están ahora extintas. Esto incluye a todos nuestros antepasados homínidos. Además de otras consideraciones y factores, la actividad humana está interfiriendo considerablemente en los ecosistemas del planeta Tierra. Debe tenerse también en cuenta que ahora –por primera vez–, la actividad humana puede también causar extinciones masivas. De hecho, la tasa actual de extinción de especies es alarmante; estimada en alrededor de 10.000 veces la media con respecto al pasado, como se deduce del registro fósil. La conclusión es clara y definitiva: nuestra única posibilidad de sobrevivir es colonizar el cosmos. Por otra parte, debemos preocuparnos por muchas posibles causas de extinción, pero sobre todo por aquellas derivadas de los efectos sinérgicos de las actividades humanas, a fin de tomar medidas para prevenir la contaminación y calentamiento global del planeta Tierra. De un modo práctico, detener y revertir esas tendencias requiere importantes cambios no sólo en las industrias en general, sino también en el comportamiento humano en particular (despilfarro de comida, viajes superfluos turismo de placer, derroche en moda, etc.), a fin de reducir eficazmente la contaminación y las emisiones de los gases de efecto invernadero. Indiscutiblemente, esto requiere un cambio global a nivel económico y comercial. Se necesita una revolución pacífica que implique un acuerdo global a nivel social y político. Es también evidente que todos y cada uno de nosotros tenemos la responsabilidad de cuidar de nuestro planeta Tierra.
Descripción : 12 páginas.-- et. al
Versión del editor: www.archaeobios.com
URI : http://hdl.handle.net/10261/38527
ISSN: 1996-5214
Appears in Collections:(MNCN) Artículos
(IAS) Artículos

Files in This Item:
File Description SizeFormat 
ARTICULOS291563[1].pdf274,08 kBAdobe PDFView/Open
Show full item record
 
CSIC SFX LinksSFX Query

Items in Digital.CSIC are protected by copyright, with all rights reserved, unless otherwise indicated.