English   español  
Por favor, use este identificador para citar o enlazar a este item: http://hdl.handle.net/10261/162223
COMPARTIR / IMPACTO:
Estadísticas
logo share SHARE   Add this article to your Mendeley library MendeleyBASE
Visualizar otros formatos: MARC | Dublin Core | RDF | ORE | MODS | METS | DIDL
Exportar a otros formatos:
Título

Músicos de nostra terra

AutorGonzález-Marín, Luis Antonio
Fecha de publicación2017
EditorZaragoza (Provincia). Diputación Provincial
CitaciónTejidos de vecindad. Los vínculos históricos entre Aragón y Cataluña, siglos XVIII-XX : 471-487 (2017)
ResumenHubo un tiempo, cuando la edad feudal, en que las tierras y los pueblos eran conocidos, nombrados y clasificados en virtud de quien los regía, que se consideraba su dueño. Por eso, el rey Pedro, IV de Aragón de ese nombre, a la vez que III conde de Barcelona, II rey de Valencia y Ampurias y I rey de Mallorca y Cerdeña de igual apelativo, al diferenciar entre los «juglars estranys o nostres» que actuaban ante él', llamaba nostres a los que procedían de todas y cualesquiera de sus pertenencias territoriales -Aragón, Cataluña, Valencia, Mallorca, Rosellón, parte de la Italia insular o incluso Atenas'-; un siglo y pico después, el erudito y escribano real Pere Miquel Carbonen, refiriéndose a la corte del mismo monarca, insistía en igual concepto al hablar de los «diversos jutglars "de nostra terra" e diverses parts» que habían intervenido en la coronación zaragozana del "Punyalet". El devenir de los siglos trajo consigo nuevos modos de entender la territorialidad, aun sin abandonar la idea de las «posesiones reales» o de la Corona, como advertimos, por ejemplo, en un documento de 1457 de la Chancillería de Alfonso V en que se mandaba buscar niños cantorcicos para su capilla en «partibus Cathalonie, Valencie et regni Aragonum». En cualquier caso, es notorio que en las capillas de música de los reyes de Aragón durante el siglo XV convivieron numerosos cantores y capellanes aragoneses, catalanes y valencianos, junto con algunos extranjeros; del mismo modo, los constructares de instrumentos, como sucedía con pintores, escultores y otros artesanos o artistas, trabajaban indistintamente en diversos lugares de la Corona'. Aun en tiempo de los Reyes Católicos se mantuvo una separación de capillas musicales -Castilla y Aragón- que afectaba a la composición, según procedencia, de sus integrantes; como anota Anglés, «en la capilla de la reina Isabel, estos cantores, como los cantorcicos, eran seleccionados en las mismas tierras de Castilla y raramente procedían de las aragonesas», mientras la capilla de Fernando II, quizá debido a la propia tradición de las capillas reales de Aragón, mostraba una mayor permeabilidad.
URIhttp://hdl.handle.net/10261/162223
ISBN978-84-9911-444-6
Aparece en las colecciones: (IMF) Libros y partes de libros
Ficheros en este ítem:
Fichero Descripción Tamaño Formato  
accesoRestringido.pdf15,38 kBAdobe PDFVista previa
Visualizar/Abrir
Mostrar el registro completo
 


NOTA: Los ítems de Digital.CSIC están protegidos por copyright, con todos los derechos reservados, a menos que se indique lo contrario.