(Institución)

Digital.CSIC > Humanidades y Ciencias Sociales > Centro de Ciencias Humanas y Sociales - Instituto de Historia (CCHS-IH) > (CCHS-IH) Artículos >

Registro de acceso abierto El dibujo arqueológico: Notas sobre el registro gráfico en arqueología

Autor :Caballero Zoreda, Luis
Palabras clave :Arqueología, Dibujo
Fecha de publicación :2006
Editor:Academia del Partal
Citación :Papeles del Partal: revista de restauración monumental,, Nº. 2006, 3, pags. 75-95
Resumen:Al tratar sobre el dibujo arqueológico nos tenemos que preguntar por el porqué de la Arqueología. El rápido desarrollo que esta Ciencia ha tenido incide directamente en el tema de nuestro texto, de tal manera que, en primer lugar, debemos señalar que tratamos de una metodología (en tanto que este aspecto es el que interesa aquí) joven y en evolución. Pero ello no quiere decir que no exista una base común para todas las etapas en que podamos dividir su desarrollo. La intención de la Arqueología es analizar la Historia a través de la Cultura Material o, siendo más preciso, a través de los restos materiales (los objetos) de la cultura. Ello supone, ante todo, colocar en el espacio y en el tiempo esos restos materiales y, además, comprender el significado social y cultural que poseen o que implican. La excavación arqueológica, por tanto, (Harris 1991: 145) tiene en primer término un doble objetivo, conseguir una reconstrucción topográfica de esos restos materiales, esto es ubicarlos en el espacio, y conseguir su secuencia estratigráfica, esto es, ordenarlos en el tiempo. Los estratos se nos presentan “relacionados” entre sí, de modo que lo que está encima o lo que está debajo, lo que se adosa o lo que corta supone no sólo una situación, recuerdo de la acción que les conformó en un lugar, sino también una datación: se colocó antes; o cortó a algo que ya existía. Por cierto, es corriente confundir de modo arquetípico la Arqueología con la excavación arqueológica, el yacimiento y la estratigrafía. Porque no sólo la situación de los objetos comporta este valor espacio-cronológico; también la forma y la composición de los objetos lo ofrece. Aunque la estratigrafía, y por tanto la excavación, es el núcleo de la Arqueología, estas otras dos técnicas o estrategias de estudio son también plenamente arqueológicas: la tipología que ordena los objetos en el tiempo por la evolución de sus formas y la analítica o arqueometría que las ordena de acuerdo con sus componentes.
Versión del editor:http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=2934292&orden=207492&info=link
URI :http://hdl.handle.net/10261/13856
ISSN:1695-3029
Aparece en las colecciones: (CCHS-IH) Artículos

NOTA: Los ítems de Digital.CSIC están protegidos por copyright, con todos los derechos reservados, a menos que se indique lo contrario.